Noticias destacadas

El crecimiento de la actividad de las empresas de la zona euro se mantiene constante

El crecimiento de la actividad del sector privado de la zona euro se mantuvo constante en noviembre, después de que el sector manufacturero frenase su declive y pese a que el sector servicios haya ralentizado su expansión, según el índice compuesto de gerentes de compras (PMI) que se mantuvo en 50,6 puntos y sugiere un incremento del 0,1% del PIB en el cuarto trimestre.

En el caso del sector servicios, el índice PMI sectorial empeoró en noviembre a 51,9 puntos desde los 52,2 del mes anterior, aunque aún se mantiene en territorio expansivo, mientras que el dato del sector manufacturero se situó en 46,9 puntos desde los 45,9 de octubre, lo que sigue reflejando una caída de la actividad.

“El índice PMI final de la zona euro de noviembre muestra una economía casi estancada”, indicó Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, para quien resulta “preocupante” que el sector servicios también esté en camino de registrar su expansión trimestral más débil de los últimos cinco años, “lo que sugiere que la desaceleración continúa extendiéndose”.

Los niveles de nuevos pedidos recibidos por las empresas de la zona euro se mantuvieron sin cambios en noviembre, tras dos meses consecutivos de declive. La debilidad de la demanda de nuevo procedió del exterior, con un nuevo descenso de los pedidos para exportaciones, que acumulan catorce meses consecutivos a la baja.

En el mes de noviembre, Francia siguió siendo el país con el mejor resultado en términos de crecimiento de la actividad total, seguido de cerca por Irlanda y España, mientras que Italia y Alemania registraron caídas de la actividad privada.

“El crecimiento económico casi estancado ha estado acompañado por algunas de las presiones de los precios más débiles que hemos observado en los últimos años, lo que amenaza con mantener la inflación muy por debajo del objetivo del BCE en los próximos meses, aumentando la posibilidad de nuevas medidas de estímulo a principios del próximo año”, añadió Wlliamson.

Esta misma semana, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, informó que el crecimiento de la economía de la eurozona sigue siendo débil y el pronóstico para la economía global es incierto.

Asimismo señaló que los pronósticos para la economía mundial siguen siendo inciertos, lo que reduce la demanda de bienes y servicios en la eurozona, así como afecta el sentimiento empresarial y la inversión.

Sobre todo, esta situación dañó el sector industrial y también otros ámbitos, pero en menor escala, por ejemplo el sector de servicios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *